Etapa 5: Gijón - Avilés (Camino de Santiago por la costa)

Etapa de ruta de varios días

26 km

Gijón

Avilés

Lineal

No recomendada para principiantes

Índice IBP:

Track GPS 

Descripción de la ruta

Etapa sencilla y relativamente corta: hoy enlazamos los dos grandes polos (Avilés y Gijón) de la que fuera antaño potente industria siderúrgica asturiana, que hoy en día sobrevive con dificultades a la globalización. Salimos de Gijón por la zona industrial, y llegamos a Avilés rodeados también más paisajes industriales; sin embargo, el tramo central de la etapa transcurre por un sosegado entorno plenamente rural.

Nos ponemos en marcha desde la Plaza del Ayuntamiento de Gijón en dirección a la parte industrial de la ciudad, en una sucesión de aceras-bici, carriles bici, calzada y calles sin aparente salida. De lejos tendremos ante nuestros ojos el megapuerto de El Musel con sus característicos depósitos de gas en la Campa Torres.

A partir del alto de Puente Seco, el Camino de Santiago «oficial» (pero nada aconsejable) se va a la derecha saliendo de la general y eso es MUY peligroso, pues hay que cruzar vías de tren de FEVE sin paso a nivel y en una curva ciega. Es preferible es seguir de frente por la carretera general, pasando el puente que salva las vías pero por encima.

¡Atención! La bajada que se inicia desde el alto es bastante trepidante. Hay que estar atentos para coger el desvío del Camino de Santiago, que nace en la barandilla de madera situada a la derecha de la carretera general (no hay que entrar a la rotonda). Si van rápidos y se pasan, tendrán que ir rodando por una carretera con un montón de tráfico.

IMG_20151224_160625.jpg

Como comprobarán, esta es una parte muy industrializada, con mucho tráfico de mercancías. Esta ruta intenta ir por carreteras secundarias, aunque en algún momento hay que ir por la carretera general.

En la báscula de las factorías de Veriña, enlazaremos con la antigua carretera de Luanco, la AS-239a, pedaleando por momentos entre los pocos camiones que llevan material desde El Musel hacia la central térmica de Aboño; la mayoría lo hacen por el viaducto. Siguiendo la ruta marcada en el GPS, se hace una maniobra un poco extraña, pero que nos deja justo enfrente de la carretera local CE-6 del valle de Carreño. El cruce es peligroso y hay que hacerlo con seguridad.

Una vez situados en ésta tranquila carretera local, pasamos de la noche a la mañana: de una zona industrial a un valle repleto de naturaleza. Rodaremos ascendentemente unos 4,5 kilómetros (con el monte Areo a nuestra izquierda) hasta que, cuando nos encontremos con una gran fuente de agua a nuestra izquierda (fuente de Merún). En este punto, giraremos a derecha siguiendo el Camino de Santiago. Hacer de peregrinos por el valle de Carreño juega a nuestro favor totalmente en cuanto a perfil se refiere, ya que hemos hecho un itinerario mucho más llano y fácil de pedalear que el señalizado para caminantes y que atraviesa el Monte Areo.

Durante este tramo, iremos por caminos tanto asfaltados como de tierra la mar de tranquilos y fáciles de pedalear. En nuestro camino nos toparemos con el Palacio Díaz Caneja, que data del siglo XVIII.

El Palacio Díaz Caneja es una construcción que no se supedita a una estructura unitaria del espacio, sus distintas disposiciones forman una “U” en torno a un gran patio al que se abre un largo corredor de madera apoyado sobre columnas toscanas de piedra. Dispone de capilla particular dedicada a nuestra señora del Carmen. Durante la Guerra Civil, llegó a ser Cuartel General de la República, dado que próximo, estaba el Campo de Aviación de la República (también conocido como aeródromo de Carreño). Con posterioridad y según avanzó la contienda pasó a instalarse el Bando Nacional.

En este valle conviven varios elementos singulares:

  • El Ferrocarril Estratégico, un línea de tren diseñada (que no ejecutada) para comunicar las fábricas de armas asturianas y los acuartelamientos ferrolanos y recorrer la costa norte pero en ningún momento ser visible desde el mar para poder evitar ser destruida por barcos en caso de guerra. En la zona entre Avilés y Gijón se construyeron la caja por donde irían las vías, los puentes y los túneles, pero nunca se llego a colocar el tendido eléctrico, ni las traviesas, ni las vías. Es decir, que está el hueco para que vaya un tren y que ahora es una vía verde.
  • Quizás veamos alguno de los trenes torpedo, encargados de llegar el acero líquido desde los Hornos Altos de Veriña a la Acería de Avilés.
  • Durante la Guerra Civil, fue habilitado en este valle uno de los principales campos de aviación empleados por el bando republicano durante la contienda (1936-1937). Una placa, situada junto a la Vía Verde, recuerda este hecho histórico.

Al final del valle, conectamos con una senda de bajada que nos llevará a la zona baja del valle de Tamón hasta la rotonda de Tabaza. A partir de este punto, volvemos al paisaje industrial y siderúrgico.

En esta gran rotonda de 3 carriles hay que extremar la precaución y seguir el track (evitando el Camino de Santiago «oficial»). Cogemos la salida hacia Avilés y nos incorporamos a la carretera general AS-19, que nos llevará hasta las cercanías de Avilés. Es una carretera con un amplio arcén (aunque en los núcleos habitados se estrecha un poco). Durante todo este tramo, nos encontraremos a ambos lados de la carretera con diferentes industrias como Fertiberia, empresas del sector del metal y la omnipresente siderúrgica ENSIDESA (actualmente Arcelor-Mittal)

ENSIDESA (acrónimo de Empresa Nacional Siderúrgica De España Sociedad Anónima) fue fundada en los años 1950 en Avilés y comarca y su objetivo fue crear una gran empresa pública dedicada a la fabricación de acero con los medios más modernos. Se trató de una obra faraónica que cambió la fisionomía de la comarca de Avilés, pasando de ser un entorno notablemente rural a una zona con gran presencia industrial. En los años 80 comenzó el proceso de reconversión industrial en la costa asturiana. La actividad fabril de la antigua Ensidesa, hoy Arcelor-Mittal, se mantiene en Avilés sobre todo gracias a las Baterías de coque y algunos procesos menores, mientras que parte de las instalaciones están ya sin uso.

En las cercanías de Avilés, pasado el campo de futbol de La Marzaniella, hay que desviarse a la derecha. En este punto, cruzaremos por un tambaleante (pero seguro) puente de colores que nos abocará en el inicio de la senda fluvial de la ría de Avilés. Iremos pasando, aunque tras las vallas, por las distintas naves siderúrgicas que posee la factoría siderúrgica en la zona hasta el destino final, Avilés, donde se ubican el casco urbano a un lado de la ría y, al otro, el Centro Niemeyer (nuevo icono de Avilés, es un centro cultural diseñado por el brasileño Óscar Niemeyer). Es posible acceder al centro a través de “La grapa” y del “Puente de colores”. En este último tramo, un sin fin de esculturas relacionadas con la siderurgia y la minería.

El Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, conocido habitualmente como Centro Niemeyer, es un centro cultural diseñado por el brasileño Óscar Niemeyer situado en la ciudad asturiana de Avilés (España).

Levantado junto a la ría de Avilés, contrasta con el casco antiguo de la villa y la tradicional imagen industrial de la zona gracias a sus líneas y color blanco. Se trata de una de las pocas obras de Niemeyer en Europa, quien realizó el diseño unos años después de recibir el Premio Príncipe de Asturias.

Y de esta manera llegamos hasta Avilés, parada final de esta ruta. En esta hermosa y renovada ciudad podemos perdernos por su casco histórico y visitar sus escondidos rincones.

El casco antiguo de la villa de Avilés esta declarado como Conjunto Histórico-Artístico y es el segundo mejor casco antiguo de Asturias tras el de Oviedo. Calles como Galiana, Rivero, La Ferrería y San Francisco atestiguan su historia con magníficos edificios y soportales. Su arte va del románico al modernismo, con obras interesantísimas de carácter tanto religioso como civil. De entre ellas podemos destacar: La actual iglesia de San Nicolás de Bari, la capilla de los Alas, la iglesia Vieja de Sabugo, el Palacio de Valdecarzana, el actual edificio del Ayuntamiento, el Palacio de Ferrera, la iglesia de Santo Tomas de Cantorbery en Sabugo o el Teatro Armando Palacio Valdés.

Recordatorios y anotaciones

  • La etapa es corta, se puede hacer perfectamente en una mañana o en una tarde. Esta etapa se ha diseñado corta para poder visitar las localidades de Gijón y Avilés. En el caso de preferir otras visitas, les recomendamos la ruta “La playa de Xagón” (incluso comenzándola antes, en Xivares para poder ir por la vía verde del Tranqueru). Otro lugar para visitar sería el embalse de Trasona, que tiene áreas recreativas y zonas verdes para descansar.
  • En parte de esta ruta, hay disponible tren FEVE (ancho métrico/vía estrecha) y RENFE que nos podría ayudar en caso de necesidad.

Perfil de la ruta

Mapa de la ruta

Powered by Wikiloc

Galería de fotos

2020-08-22T17:57:29+02:00

Deja tu comentario